Las encuestas y su problemática en centros educativos

“Dificultades que se encuentra una escuela cuando recaba datos a través de encuestas”. También así podría llamarse esta entrada que vamos a desarrollar hoy. Pero ya sabes, esto del SEO y el límite de caracteres manda. Así que lo aclaramos en este primer párrafo. Empezamos:

Mejorar debe ser una constante en tu vida profesional. Da a igual cuál sea tu ámbito laboral: para avanzar laboralmente hay que crecer, no quedarte parado. Podemos y puedes enumerar seguro hasta 100 formas de ser mejor profesional sin quedarte anclado en el pasado, sin embargo, para ello, hay que saber el camino correcto. Y para llegar a él, la realización de encuestas para recabar datos es el mejor atajo.

En academias y escuelas, ya sea en formación online o presencial, son una de las fuentes más fiables de información, de las que puedes conseguir datos que te llevarán a conclusiones concretas que te ayudarán a mejorar. Esta forma de recabar información es una manera inequívoca de saber el nivel de satisfacción hacia tu trabajo y al de tu centro educativo y, a su vez, puede servir para que tus propios alumnos se den cuenta qué avances están teniendo al realizar tu formación.

Sin embargo, la realización de encuestas acata una serie de problemáticas difíciles de vencer. Para superarlas tendrás que dedicar tiempo y esfuerzo en realizar cuestionarios y pruebas que satisfagan a tus alumnos, con el objetivo final de recabar información de calidad.

Seis problemas que surgen al realizar encuestas en centros educativos

Cada vez más las encuestas se realizan vía online y es lógico, esta forma de recabar datos es, sin duda, mucho más fácil que un alumno rellenando un papel. Por eso, la problemática que os proponemos, los diferentes problemas que puedes encontrarte al realizar encuestas, van a referirse a encuestas que se realizan a través de Internet. Aún así alguno de estos seis errores más comunes, con sus respectivas soluciones, pueden ser aplicables al método tradicional.

No definir el objetivo de forma concreta.

Imagina: Envías una encuesta por correo electrónico a tus alumnos. Sin embargo, en el asunto pones: “Encuesta” y no añades nada más. Es evidente que un tanto por ciento muy alto no va a realizar dicha encuesta. El que recibe la encuesta debe saber, antes de entrar, qué se va a encontrar en ella. Por eso, referirse de forma concreta, qué se van a encontrar al abrirla, aumentará la tasa de apertura y de realización.

El fin de la encuesta debe estar claro.

Mejorar la calidad del temario, las instalaciones, el método de enseñanza de los profesores, el plan de estudios… Esto debe quedar claro antes de la encuesta y, por supuesto, durante el desarrollo de la misma. Esto último es muy importante; no introduzcas preguntas que no tengan que ver con el tema del que va la encuesta; el que la realiza será reacio a seguir completándola.

La duración.

Cuando realizas una encuesta de 100 preguntas pueden suceder varias cosas, pero las dos más probables son las siguientes:

  1. Que el que la realice la deje a la mitad y no la termine.
  2. Que si alguien es capaz de contestar a todas las preguntas haga muchas a desgana y los resultados sirvan para poco porque no sean todo lo reales que deben ser.

Solución: sé concreto, utiliza un lenguaje sencillo y si realizas una encuesta de un número importante de preguntas avísalo y deja claro el motivo de la misma.

Dificultades para encontrar una herramienta para segmentar y obtener mejores resultados.

Muchos centros educativos se encuentran con esta disyuntiva: alumnos que están matriculados en determinadas asignaturas y no en un curso completo y acceden a encuestas de profesores o de materias que no les corresponden. Pocas herramientas satisfacen a centros educativos con esta particularidad. Aunque, deberías estar atento a nuestras redes sociales y a este blog, porque pronto anunciaremos una gran novedad en este sentido.

Que exista un ratio bajo de participación.

Lo normal, es que encuestas de ámbito educativo superen el tanto por ciento de participación si lo comparamos con encuestas de satisfacción en ventas o comercios. Sin embargo, incidir e insistir en el propósito de la encuesta y mandar un mensaje de “esto va a servir para mejorar lo que te ofrecemos” es clave para que el ratio no sea óptimo para alcanzar unas conclusiones acordes a lo que se necesita para sacar conclusiones.

Identificación Vs Anónimo.

Uno de los principales motivos por el que alumnos rechazan realizar las encuestas es porque no son anónimas. “Escondidos” tras el anonimato es más fácil dar una opinión más sincera y, por lo tanto, más fructífera para la información recogida.

REGÍSTRATE GRATIS EN AKAUD
By |febrero 8th, 2018|Consejos, e-learning|Comentarios desactivados en Las encuestas y su problemática en centros educativos

Acerca del autor:

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información haciendo clic aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies